El bandoneonista y compositor argentino Astor Piazzolla es considerado como uno de los grandes revolucionarios del mundo del tango, ya que supo abrir este género a nuevas corrientes musicales como el jazz o la música clásica. Este espíritu innovador y vanguardista inspiró a Andrés Olivares y Raquel Choya a fundar en 2016 Ástor, un restaurante ubicado en la calle del Almendro, en Madrid, que fusiona lo mejor de la cocina argentina con influencias de la gastronomía peruana nikkei y chifa, italiana, francesa y española.

Su hermano mayor no tardó en llegar y en 2022 inauguraron Ástor Puerta Cerrada. Ubicado entre las calles Segovia y Tintoreros, mantiene todo el carácter familiar original, pero mucho más luminoso.Un amplio espacio dividido en dos plantas con capacidad para 81 personas, con un ambiente familiar y acogedor. Las paredes blancas, las jarapas y las alfombras de yute crean un ambiente luminoso y mediterráneo, perfecto para relajarse y degustar delicias de la cocina internacional con un toque innovador.

Desde sus comienzos, Ástor ha cautivado a los comensales con una propuesta gastronómica única, basada en productos frescos y de alta calidad, con platos creativos y llenos de sabor. Su carta, ecléctica y multicultural, refleja la personalidad de sus dueños y ofrece una experiencia culinaria inolvidable.

Risotto de nuez garrapiñada y pera macerada con lascas de queso parmesano

El recorrido por la carta de Ástor Puerta Cerrada es un viaje culinario que atraviesa fronteras y sorprende con platos como el risotto de nuez garrapiñada y pera macerada, el ceviche frito de cazón al estilo jaleao el tartar de salmón con yuca frita a la huancaína. Los sabores argentinos se hacen presentes con sus empanadas de espinacas, queso mozzarella y uvas pasas, la provoleta, la hamburguesa de buey o el ojo de bife de vaca de la raza Hereford. Los clásicos de la cocina española, italiana y francesa también tienen su espacio en la carta de Ástor, que además es apta para celíacos.

La propuesta gastronómica de Ástor Puerta Cerrada se complementa con una bodega excepcional que ofrece una cuidadosa selección de vinos blancos, tintos, jerez y espumosos de diversas procedencias. Desde vinos españoles de Rioja y blancos y tintos de la costa del Ródano, hasta etiquetas con reconocimiento en la Guía Parker y vinos naturales, ecológicos y biodinámicos, la bodega de Ástor es un verdadero paraíso para los amantes del vino.

En la barra de Ástor Puerta Cerrada, Renato Medina, el genio de la mixología, brinda a los clientes una experiencia única con cócteles clásicos y creaciones de autor. Con una combinación magistral de ingredientes frescos y destilados premium, Renato crea cócteles que son auténticas obras de arte en sabor y presentación. Desde el Quiero y puedo con cava, bitter de ruibarbo y licor St-Germain, hasta el Amaretto Sour, cada trago es una invitación a descubrir nuevos sabores y sensaciones.

Además de la excelente gastronomía y coctelería, Ástor Puerta Cerrada se distingue por su atención al detalle y su cuidado por la experiencia del cliente. Los cuervos de cerámica que decoran el restaurante son un homenaje al poema ‘El Cuervo’ de Edgar Allan Poe, que inspiró la imagen corporativa de Ástor. Este rincón gastronómico en Madrid es mucho más que un restaurante, es un lugar donde la técnica, la creatividad y la excelencia se unen para ofrecer una experiencia culinaria única y sofisticada.

En definitiva, Ástor Puerta Cerrada es un lugar donde la pasión por la buena comida, el buen vino y los cócteles de autor se fusionan para crear momentos inolvidables de placer y deleite para todos los sentidos.

Restaurante Astor Puerta Cerrada

Calle de Gómez de Mora, 1 (La Latina, Madrid)

Viernes a martes de 13:00h a 16:00h y de 20:00 a 00:00h

Precio medio: 30-45€