Hace unos días se realizó la presentación del proyecto vinícola de Bodegas Buezo en Madrid. El lugar elegido fue el restaurante Alabaster, donde tanto sumilleres como prensa del sector tuvo la oportunidad de conocer de cerca este moderno proyecto con vinos de guarda.

Bodegas Buezo es una bodega ubicada en la provincia de Burgos, en la Denominación de Origen Arlanza. En el paraje de Valdeazadón, localidad de Mahamud, encontramos esta elegante construcción donde sus 47 hectáreas de viñedo propio rodean sus instalaciones, al más puro estilo château bordelés.

El clima continental es un factor clave en la producción de vinos de guarda, seña de identidad de los vinos de Bodegas Buezo. Este tipo de vinos se caracterizan por su capacidad para envejecer durante varios años en botella, desarrollando una complejidad y elegancia únicas. Este clima se caracteriza por tener inviernos muy fríos y veranos muy calurosos. Esta variación de temperaturas produce uvas con una maduración más lenta y una mayor concentración de aromas y sabores.

Las cepas están en un entorno que en los últimos años ha estado destinado al cultivo del cereal, pero que ahora ha recuperado su larga tradición perdida como tierra de viñas, cuyo origen se remonta al siglo X. Hasta mediados del siglo XX el viñedo fue la parte más importante de todas las explotaciones agrícolas existentes en la comarca. A partir de entonces se produjo un fuerte éxodo rural. La falta de mano de obra, unida a la estructura de los viñedos que, en su mayoría, estaba formada por parcelas muy pequeñas, obligó a su abandono paulatino y a que los agricultores se pasaran al cultivo del cereal.

Vinos presentados

Durante la presentación realizada se pudieron catar las cuatro referencias que Bodegas Buezo ha lanzado al mercado
hasta el momento, armonizadas con un almuerzo.

Buezo Tempranillo Reserva 2005, este vino se elabora únicamente a partir de la variedad tempranillo contando en la actualidad con una producción de 80.000 botellas. Con una crianza en barricas de roble francés (60%), roble americano y centroeuropeo (40%) de entre 14 o 16 meses, posteriormente permanece en botella al menos 90 meses más. Se trata de un vino de color rojo picota con ribete granate. En nariz es limpio, con gran franqueza, complejidad y buena intensidad aromática. Conserva patente la fruta en forma de frutos negros del bosque, así como un fondo floral. Posteriormente, aparecen las notas terciarias a tostados de la madera, tintes especiados de regaliz, anisados y balsámicos.
En boca destaca por su estupenda acidez y perfecto equilibrio. Tras una entrada suave, resulta bien estructurado y amplio, Los taninos están presentes, pero no se hacen notar con gran astringencia, sino que están perfectamente pulidos. Deja un largo recuerdo con buena persistencia.

Buezo Varietales Reserva 2005, en este caso se combina un 50% de tempranillo con merlot y cabernet sauvignon a partes iguales para demostrar la perfección que pueden alcanzar las variedades autóctonas y las foráneas debidamente adaptadas a este terruño especial.

Este tinto es el resultado del perfecto ensamblaje de las variedades tempranillo (50%), merlot (25%) y cabernet sauvignon (25%). Con una producción de 30.000 botellas, cuenta con una crianza de entre 14 y 16 meses en barricas de roble francés (60%), americano y centroeuropeo (40%). Posteriormente, reposa en botella un mínimo de 90 meses. En la nariz es limpio, con gran franqueza, complejidad y buena intensidad aromática. Conserva patente la fruta en forma de confituras muy melosas, así como toques tostados y lácteos (toffee). De fondo aparecen las notas terciarias a tostados de la madera,
tabaco y cuero. En boca es seco con un equilibrio bueno en su acidez. Los taninos están correctamente pulidos, dejando un recuerdo en boca de aromas de pimienta y chocolate.

Buezo Petit Verdot Reserva 2005, este vino es el resultado del coupage de dos variedades tintas, tempranillo (50%) y petit verdot (50%), siendo la plantación de este última variedad una de las primeras que tuvo lugar en España.
Con una producción de 20.000 botellas, reposa en barricas de roble francés (70%), roble americano y centroeuropeo (30%) durante 16 meses, para posteriormente permanecer en botella al menos 90 meses más para terminar de redondearse.
Se trata de un tinto de color rojo picota con ribete granate, muy bien conservado. En nariz es limpio, con mucha complejidad y buena intensidad aromática. Conserva la fruta en forma de guindas maduras y se muestra algo especiado (pimienta blanca). De fondo aparecen las notas terciarias a tostados de la madera y tabaco inglés de pipa.
En boca cuenta con estupenda acidez y perfecto equilibrio. Tras una entrada suave, resulta bien estructurado y amplio, algo mineral. Los taninos están perfectamente pulidos. Tras el trago potente y goloso, deja un largo recuerdo en el que aparecen aromas de pimienta blanca, tostados y bombones.

Buezo Nattan Reserva 2005, un varietal de tempranillo de exclusiva producción de 10.000 botellas. En este caso, la crianza se lleva a cabo únicamente en barricas nuevas de roble francés, durante un periodo mínimo de 18 meses. Posteriormente se seleccionan aquellas en las que el vino muestra parámetros especiales y diferenciadores del resto y se le deja descansar en botella durante al menos unos 90 meses más. Se trata de un tinto de color rojo cereza con
ribete granate, muy bien conservado. En nariz es limpio, con gran franqueza, complejidad y buena intensidad aromática. Elegante y atlántico. Conserva patente la fruta en forma de frutos rojos y negros muy maduros, toques de trufa negra y chocolate amargo. Después aparecen las notas terciarias a tostados de la madera (caja de puros).
En boca es seco y cuenta con una estupenda acidez y perfecto equilibrio. Bien estructurado y amplio, Los taninos están presentes pero muy pulidos. Tras el trago deja un largo recuerdo, momento en el que aparecen aromas especiados,
ahumados y de chocolate amargo.