‘Gran Vía 55’ cuatro conceptos gastronómicos diferentes en la Gran Vía de Madrid

‘Gran Vía 55’, acoge cuatro conceptos gastronómicos en 1.300 metros cuadrados. Situado en Gran Vía, 55, supone la mezcla perfecta entre una oferta basada en materias primas de calidad y una atmósfera que evoca al visitante a sumergirse en un ambiente singular y original que recuerda al Madrid de finales del siglo XIX.

Poco a poco Madrid va volviendo a la normalidad y con ella muchas propuestas gastronómicas que en su momento no pudieron llegar a ver la luz debido a la Covid-19.

En la calle Gran Vía de Madrid, justo al lado del Teatro Lope de Vega, ‘Gran Vía 55’ abre sus puertas con la intención de convertirse en el punto de encuentro para quienes buscan una propuesta gastronómica de calidad en un ambiente idílico. Más de 1.300 metros cuadrados, distribuidos en cuatro plantas,comprenden este nuevo espacio que alberga cuatro conceptos gastronómicos diferentes bajo una mimada estética que evoca a los orígenes de la calle en la que se sitúa, la Gran Vía, que este año cumple 110 años. El responsable de su diseño ha sido el estudio Proyecto Singular. ‘Gran Vía 55’ se presenta como el “cuarto tramo” de esta icónica calle, un tramo que nunca llegó a fraguarse debido a la Guerra Civil y que ahora resurge en forma de espacio gastronómico destinado al disfrute de madrileños y visitantes.

En ‘Gran Vía 55’, el visitante puede contemplar estos guiños al Madrid de finales del siglo XIX gracias a la monumental puerta de acceso elaborada en hierro forjado que recuerda a la arquitectura de hierro propia de la época del Romanticismo. Es precisamente en el vestíbulo, donde la experiencia gastronómica comienza con ‘La Salumeria de Ôven Mozzarella’. Se trata de un espacio donde degustar embutidos y quesos al más puro estilo charcutería de mercado tradicional italiano mientras el cliente espera a ser atendido.

A continuación, tras descender las escaleras principales, el espacio se divide en dos ambientes claramente diferenciados bajo el mismo techo: a mano derecha se sitúa Steakburger y, a mano izquierda, bajando otra pequeña hilera de escaleras, se encuentra Ôven Mozzarella. Recordando a los antiguos cines de la Gran Vía, el espacio de Steakburger en ‘Gran Vía 55’mantiene la esencia de este consolidado restaurante que se erige como el templo para los amantes de la carne y de las hamburguesas. La calidad del producto, la artesanía y mimo en los procesos de elaboración, además de un servicio feliz y un precio medio asequible son los pilares de Steakburger.

Por su parte, Ôven Mozzarella, situado en la planta más baja de este nuevo espacio mantiene la filosofía que desprenden sus otros restaurantes. Se trata de una apuesta por una mimada cocina italiana elaborada con ingredientes 100% frescos y naturales. Un lugar que hace las delicias de los amantes de la pasta, las pizzas, las burratas, ensaladas y los risottos que consiguen trasportar al comensal a la misma Italia.

Finalizando el recorrido por la planta baja de ‘Gran Vía 55’, se encuentra ‘El Clandestino’, un espacio íntimo que cuenta con una barra para poder disfrutar de cócteles y copas de última hora. Este lugar se reserva también para eventos privados bajo esculturas de neón y contrastes decorativos en un espacio en el que prima la intimidad del cliente.

Mientras que estos espacios se abren al público el 11 de julio para comenzar a recibir a los primeros visitantes que busquen una experiencia singular en pleno centro de Madrid, ‘Gran Vía 55’ se guarda un as en la manga de cara al final del verano. ‘TheRoastery’, situado en la planta más alta de este espacio, se conceptúa como el espacio healthy de ‘Gran Vía 55’, destinado a desayunos, brunchsy meriendas con cafés especiales de todo el mundo y alta pastelería.

El fuego como elemento conductor de ‘Gran Vía 55’ y Grupo Con Fuego

Tal y como el nombre de este grupo de restauración reza, el nuevo espacio de Grupo Con Fuego mantiene este elemento, el fuego, como hilo conductor de los platos de todos sus restaurantes. Mientras que la parrilla de carbón de encina es la clave para la cocina de las carnes de Steakburger, el horno de leña es el que otorga un sabor singular y una perfecta cocina de las pizzas de Ôven Mozzarella.

La carta de Steakburger para ‘Gran Vía 55’ destaca por sus hamburguesas de pollo de corral, sus SteakBurgers y sus Premium Burgers. La carne con la que se elaboran todos sus platos, procedente de vacas criadas en libertad, se califica como la “carne de la felicidad”. Estos animales se alimentan únicamente de maíz, cebada, centeno, avena, trigo y soja. Además, viven en un entorno inmejorable donde se cuida al detalle la climatología, el espacio y la salud de cada uno de los animales. La suma de todos estos condicionantes asegura una calidad excepcional de los productos de Steakburger, además de mantener un firme compromiso con la naturaleza.

Por su parte, Ôven Mozzarella mantiene la esencia que plasma en el resto de los restaurantes de la marca, donde la selección de las mejores materias primas de Italia y de España es el pilar fundamental. Siguiendo esta línea, la elaboración de todos los platos se realiza de manera artesanal para conseguir el mejor sabor, aroma y textura. Su punto fuerte radica en la elaboración de las masas de las pizzas, todas ellas confeccionadas a partir de masa madre con harina ecológica, pudiendo elegir el comensal entre masa de espelta o masa tradicional.Ôven Mozzarella ofrece también pastas, burratas, risottos, ensaladas y postres.

‘Gran Vía 55’ como consolidación del nuevo Grupo Con Fuego

Los hermanos Joaquín y Paco Capel son los ideólogos de Grupo Con Fuego, grupo de restauración de reciente creación que acoge los 14 restaurantes de las marcas Ôven Mozzarella, Steakburger y Santita Carbón Mexicano. A estos se une ahora ‘Gran Vía 55’como la consolidación de esta empresa de restauración “con la ilusión de ofrecer a los madrileños y turistas de la ciudad un espacio divertido, sofisticado y original donde la experiencia vayaun paso más allá”, afirma Joaquín Capel.

Fue en noviembre de 2019cuando se comenzó a proyectar‘Gran Vía 55’ como “la combinación perfecta entre una mimada propuesta gastronómica basada en la calidad de las materias primas y una atmósfera que evoca al visitante a sumergirse en un ambiente singular, original y distinto a los que la calle Gran Vía ofrece”, subraya Capel.