El vino D.O. Montilla Moriles ya se puede comer.

 Esta ha sido la propuesta presentada por la Denominación de Origen Montilla-Moriles (Córdoba) y la empresa andaluza Desferas en la última edición del Salón Internacional de los Vinos Nobles, Generosos y Licorosos(VINOBLE 2018) celebrada en Jerez de la Frontera entre los días 3 y 5 de junio.

Este proyecto comenzó hace un año cuando la D.O. pidió a la empresa GOUP(Distribuidora de Desferas) poder hacer algo innovador en el mundo del vino.

A partir de ese momento se empezó a trabajar en esta idea: ¿y si el vino se pudiese comer?

Un año de trabajo después han conseguido esferificar de forma industrial 5 vinos D.O. Montilla Moriles: Fino, Joven, Amontillado, Oloroso y Pedro Ximenez.

Con este resultado conseguido, el pasado día 3 de junio en VINOBLE, en el Stand de la Junta de Andalucía hicieron una ‘Cata a tres’ con los vinos en tres pasos:

-Cata de vino líquido

-Cata de vino esferificado

-Cata Maridaje de vino esferificado realizado por el Chef JhonMcelyea, discípulo de Martín Berasategui durante dos años y actual dueño del restaurante Macsura Gastrotaberna en Córdoba.

Los cinco platos presentados fueron:

-Salmorejo cordobés acompañado de huevito duro, jamón ibérico y aceite de oliva virgen extra, maridado con esferificación de Vino Joven Afrutado

-Boquerones en vinagre de “toa la vida”, maridado con esferificación de Vino Amontillado.

-Crema de quesos infusionada con romero y tomillo y caramelizada con mermelada de uva y manzana, maridado con esferificación de Vino Fino.

Steak-tartar macerado con sus encurtidos y wasabi, maridado con esferificación de Vino Oloroso.

-Sopa de chocolate blanco sobre toffe de Baileys, maridado con esferificación de Vino Pedro Ximenez.

Esferificar es una técnica que desde 1946 ha utilizado la industria alimentaria. No obstante, no fue hasta principios dl siglo XXI cuando esta técnica se ha visto popularizada por el trabajo de investigación de Ferrán Adriá y su equipo del restaurante El Bulli.

VINOBLE, que cumple este año su décima edición se consolida como una de las citas obligadas del año para los profesionales y amantes del vino.