La capital española es conocida por su rica oferta gastronómica, y en particular, por su selección de restaurantes especializados en pescado y marisco fresco. Dos de los establecimientos más destacados para disfrutar de una experiencia culinaria de primera categoría son Lobito de mar del chef Dani García y La lonja restaurante situado frente al Palacio Real de la capital de España.

Lobito de mar, el bar Resalao del chef Dani García, es un lugar perfecto para aquellos que buscan una experiencia culinaria única. Este restaurante se enorgullece de ofrecer pescado y marisco fresco de alta calidad, procedente de las costas andaluzas. La carta de Lobito de mar destaca por su variada selección de platos, como la gamba blanca de Huelva, el atún rojo o el pulpo a la brasa.

Además, el restaurante cuenta con un ambiente acogedor y una decoración moderna, lo que lo convierte en una opción ideal tanto para una cena romántica como para una comida de negocios.

Por otro lado, La lonja es un restaurante ubicado frente al Palacio Real, en pleno corazón histórico de la ciudad. Este establecimiento destaca por su inigualable ubicación, que ofrece unas vistas impresionantes mientras se disfruta de una exquisita comida. La lonja del mar se especializa en productos frescos del mar y se abastece directamente de las lonjas españolas. Su carta está compuesta por una amplia variedad de pescados y mariscos e inaugura la temporada de angulas y centollos. Además, su atención al detalle y su servicio impecable hacen que la experiencia sea aún más memorable.

Lobito de Mar, el bar resalao del chef Dani García

Este restaurante queya ha conquistado ciudades como Marbella o Madrid y que, incluso, ha traspasado las fronteras llegando hasta Doha, ha abierto sus puertas en el nuevo centro comercial LaFinca Grand Café.

El primer espacio vio la luz en 2017 en una ubicación emblemática en plena Milla de Oro de la Costa del Sol, aterrizó en Madrid en 2019 y, poco tiempo después, se convirtió en un refugio del mar Mediterráneo en la capital, debido a su propuesta gastronómica enfocada en el sabor del mar. Tres años después, Lobito de Mar abrió su primera sede fuera de España, llevando la esencia del concepto hasta la capital de Catar, con el propósito de transmitir la cocina del chef marbellí más allá de nuestras fronteras.

Actualmente y tras varios años de éxito, el icónico restaurante inaugura su segunda sede en Madrid con la apertura de Lobito de Mar en el centro comercial La Finca Grand Café, un espacio donde la calidad, la seguridad y el diseño se han unido para crear un ambiente único. 

Este nuevo Lobito de Mar, que se encuentra ubicado en Pozuelo de Alarcón, en un entorno residencial y cerca del Parque Empresarial de La Finca, cuenta con una capacidad para 206 personas, un restaurante dividido en distintos espacios para que los comensales puedan disfrutar de una experiencia gastronómica única que se adapta a cada ocasión.

La zona interior incluye una impresionante barra que invita a los comensales a compartir raciones deliciosas y a disfrutar de la propuesta gastronómica de manera más informal. Para disfrutar de la experiencia en un ambiente más relajado y cómodo, su salón principal o su amplia zona al aire libre son espacios ideales.

El punto culminante de la experiencia en este nuevo enclave es su segunda terraza, que se destaca como un espacio único. Con dos mesas sumergidas en el lago que rodea el centro comercial, esta terraza añade un toque de magia a la experiencia. Un espacio ideal para disfrutar de cócteles de autor en un ambiente agradable y que ofrece la posibilidad de celebrar eventos y presentaciones especiales, convirtiéndolo en un espacio versátil y encantador.

El diseño de interiorismo de este maravilloso espacio está inspirado en el mar. Así, sus colores y texturas están presentes en cada rincón de Lobito de Mar. Este diseño desvela la esencia del restaurante a partir de una paleta de colores azules y patrones de rayas, que recuerdan a las costas malagueñas. Las texturas craqueladas inspiradas en la sal, un elemento fundamental del mar, así como las esculturas que simulan el movimiento del agua, crean un ritmo dinámico que transporta a los comensales a un universo marítimo.

Su propuesta gastronómica, centrada en ofrecer la frescura del mar que llega desde las mejores lonjas, presenta un abanico de sabores que se desvelan en una carta a base de mariscos, crustáceos, moluscos nacionales, frituras andaluzas o espetos. Destacan especialmente los arroces al puro estilo alicantino, con opciones como el arroz meloso de bogavante con trompetas de la muerte o el de costilla de cerdo ibérico y setas, la lonja diaria, que incluye platos elaborados con la pesca del día y su oda al atún rojo, que ofrece crudos, tapas, guisos y atunes al grill acompañados de patata a la roteña.

Para aquellos que quieran disfrutar de una experiencia gastronómica más informal, la barra ofrece la opción de disfrutar de medias raciones de estos deliciosos platos, permitiendo saborear la propuesta de manera más relajada.

Así, Lobito de Mar continúa su expansión con la apertura de su segunda sede en la capital, que se ubica en una de las zonas más prestigiosas de Madrid, y se convierte en uno de los restaurantes más innovadores que abren sus puertas en el centro comercial LaFinca Grand Café.

La Lonja Restaurante inaugura la temporada de angulas y centollos

Las primeras angulas, generosas en tamaño y ricas en grasa, aterrizan en La Lonja para deleite de los amantes de este producto tan exclusivo. La temporada de estos frutos del mar, que comienza en noviembre y acaba entre el mes de marzo y abril, tiene su punto más alto en estas fechas, en las que el producto se encuentra con una calidad inmejorable.

Los centollos y centollas se presentan de la forma tradicional, con los pechos y las patas separados o todo mezclado en la cabeza con una deliciosa vinagreta, que se prepara aparte. Las angulas, por su otro lado, se sirven de diversas formas: a lo tradicional con unos ajitos, en ensalada, con huevos fritos… a cada cual más sabrosa.

Las primeras angulas, generosas en tamaño y ricas en grasa, han llegado a La Lonja para deleite de los paladares más exigentes. Estos alevines de anguila llegan desde el País Vasco directamente a la mesa y se presentan de diversas maneras, todas ellas deliciosas: guisadas a la manera tradicional con unos ajitos y guindilla, en ensalada o con huevos fritos. Un auténtico manjar que, aunque es difícil de encontrar, La Lonja Restaurante ofrece en su carta junto a otros exclusivos pescados y mariscos. Estos alevines, los únicos permitidos por las leyes de pesca, se pueden encontrar por la zona del Golfo de Vizcaya, después de llegar allí desde el largo viaje que recorren y que se inicia en el Mar de los Sagarzos. Las zonas de captura son principalmente las desembocaduras de los ríos, como el Nervión.

También han aterrizado en su magnífico escaparate de mariscos los primeros centollos. Estos sabrosos ejemplares, recién llegados de la Ría de Arousa, se pueden consumir en el restaurante de dos formas: a lo tradicional, con patas y pechos separados, o con una espectacular vinagreta y croûtons de pan frito, que se presentan aparte. Unas piezas increíbles que tienen tres sabores muy distintos dependiendo de la época del año en la que sean pescadas. Los primeros, que se dan entre principios de noviembre hasta diciembre, tienen un sabor dulcificado, con mucha potencia, destacando los machos por ser los más sabrosos. La segunda tanda, que se pesca desde mediados de diciembre a mediados de enero, también tiene mucha potencia, pero son más valoradas las hembras por estar en época de desove y estar cargadas de huevas. El centollo del final, cuya época acaba en marzo o incluso abril, es mucho más suave, liviano y ligero, con un sabor también delicioso, pero más sutil.

La Lonja Restaurante se encuentra ubicado en la planta superior del edificio que alberga el proyecto gastronómico La Lonja. Desde sus ventanales privilegiados se proyecta una sublime vista sobre el Palacio Real de Madrid; el magno edificio neoclásico, segundo monumento más visitado de la ciudad después del Museo del Prado, se ofrece al comensal en todo su esplendor. La panorámica, que también incluye al Teatro Real de Madrid como uno de sus principales atractivos, acompaña la propuesta de carta, donde el rape negro risolado y su consomé o el rodaballo salvaje en su jugo harán las delicias de sus visitantes más exigentes. Los mejores caviares como el Schrencki o el Baerii y la cigala Monster o las zamburiñas gallegas adornan una propuesta de carta sin igual en la zona.

Tanto Lobito de Mar como La lonja restaurante son dos opciones de excelencia para aquellos que deseen disfrutar de pescado y marisco fresco en Madrid. Con ingredientes de alta calidad y una atención impecable, estos restaurantes harán las delicias de los amantes de la buena cocina y los sabores del mar.