Martínez Corta, parte del Grupo BORNOS Bodegas & Viñedos, ha renovado la imagen de su bodega y su gama de vinos. Este cambio busca transmitir de manera más personal los valores de la marca, así como el origen y la historia detrás de cuatro generaciones de viticultores de la familia Martínez, apodados ‘Corta’.

El nuevo diseño hace referencia al origen familiar y al antiguo oficio de la familia como expertos carniceros, cortadores, como se decía hace un siglo”, explican desde la bodega.

Esta renovación rinde homenaje a los orígenes de la marca, que se remontan al siglo XIX cuando Catalina Martínez, la precursora, dejó su pueblo en la sierra para abrir una carnicería en Uruñuela, en el corazón de La Rioja Alta. Su espíritu emprendedor la llevó a plantar viñas y, generaciones después, a elaborar su propio vino. Con el tiempo, la familia se dedicó por completo a la viticultura y la vinificación.

Las nuevas etiquetas de Martínez Corta reflejan el saber ancestral de la familia riojana, vinculado a los rebaños, las praderas y sus profundas raíces. Esta nueva identidad, genuina y personal, mantiene el clasicismo y la elegancia de los vinos de Rioja, con un toque original y diferenciador derivado de la historia familiar.

Martínez Corta Crianza: embajador del cambio

Con esta renovación, se presenta la nueva imagen de su Crianza, envejecido durante doce meses en barricas de roble francés y americano. Este vino, que evoca la tradición carnicera de los Martínez Corta, es un fiel reflejo de su carácter dinámico: sabroso, fresco, equilibrado, potente y estructurado, con aromas intensos de fruta roja y negra, notas florales y especiadas.

Nuevo lanzamiento: Martínez Corta Reserva

El nuevo Martínez Corta Reserva, que también luce la nueva imagen, homenajea la travesura de los pequeños Corta cuando asustaron a unos patos, hecho que marcó el apodo familiar durante generaciones. Este vino, criado durante dieciséis meses en barricas de roble francés, presenta un color rojo picota con capa alta y aromas de fruta negra madura, pimienta negra, vainilla, café y matices mentolados. Es un vino sabroso, denso, amplio, equilibrado y potente.

Viñedos centenarios

Martínez Corta cuenta con una gama de vinos enraizados en la tradición, pero con un carácter contemporáneo, gracias a innovadoras técnicas de elaboración y la combinación de viñedos centenarios y cepas más jóvenes. Poseen ochenta hectáreas ubicadas en una zona excepcional entre los ríos Ebro y Najerilla, donde las condiciones climáticas, con inviernos suaves y veranos cálidos y secos, y su suelo calcáreo y arcilloso, son ideales para el cultivo de la vid. La orientación sur de los viñedos asegura el máximo aprovechamiento de la luminosidad, resultando en cosechas de baja productividad y alta calidad, favoreciendo el desarrollo óptimo de la vid y la calidad de la uva.